Sons Of Anarchy 6x09 - “John 8:32”: Review


Por Alex Crespo. 
Un brillantemente elaborado montaje alternando e hilando las imágenes y conversaciones de Jax y Tara, y de Gemma y Nero, nos hace ver que ambas parejas van a tener un peso específico en el devenir del capítulo. Y así ha sido. Y de manera muy intensa…
Está claro que este segundo tercio de la temporada ha estado eminentemente centrado en desarrollar el nudo central de la trama de Tara y su plan para divorciarse de Jax y sacar a los niños de Charming. Una trama que ha tenido momentos intensos, sobre todo la famosa escena del hospital y el falso aborto. Pero la cuestión, y para mí el principal problema que ha tenido este tramo de la temporada, es si es eso lo que los seguidores de Sons Of Anarchy queremos ver. Y en lo que es mi caso, os puedo asegurar que no. Asumiendo que la parte familiar y el drama shakesperiano han jugado siempre un importante papel en el devenir de la serie, me temo que en este caso se les ha ido de las manos y ha degenerado en un folletín culebronesco a mi juicio excesivo, y sobre todo, que le resta tiempo precioso a lo que personalmente busco en esta serie: moteros chungos haciendo cosas chungas. Si lo aplicamos en esta temporada, necesito más irlandeses y menos Tara. Creo que me entendéis.



Y eso que este capítulo sienta las bases para lo que espero será el tercer acto de esta tragedia y su desenlace. Poco han tardado las cosas en volvérsele en contra a Tara, y no me extraña, dada la endeblez de su plan. Sabíamos que Jax se iba a enterar de todo más tarde o más temprano, bien por Wendy, bien por Unser, bien por la abogada, por la propia Gemma, por quien fuera. En este caso, ha sido la acción de Nero, y su afán por tratar de reconciliar las cosas las que han desembocado en la revelación de varias verdades, sesión de puñetazos mediante. Verdades que incluyen los sacrificios tanto de Nero como de Gemma por Jax, y la confesión de Gemma a Nero de su verdadero papel en la muerte de John Teller. Quizá recuerde mal, pero aunque todos sabíamos más o menos cómo había sido la cosa, creo que es la primera vez que escuchamos el relato completo de boca de una de las principales involucradas. No sé si esto hará que Nero se replantee su relación con Gemma, pero que nada va a ser igual entre ambos a partir de ahora parece claro. Como evidentemente tampoco lo va a ser entre Jax y Tara. Esa forma de sacarle la verdad a Lowen nos revela al Jax más atemorizador y peligroso que hayamos visto quizá jamás en la serie. Normal esa pistola en el regazo de Tara que nos deja la última imagen del capítulo. A partir de aquí, podemos especular sobre la reacción de Jax. No tengo claro que vaya a irrumpir cual toro desbravado en casa y propinarle a Tara una soberana paliza, como Clay hizo con Gemma. Me temo que su reacción va a ser mucho más fría, y por lo tanto, más taimada. Me veo una escena tipo El Padrino II, con Jax dándole con la puerta en las narices a Tara mientras la deja sin sus hijos. Pero Kurt Sutter nos ha acostumbrado a los giros de guión imprevisibles, así que quién sabe, a lo mejor resulta que Jax asume la postura de Tara y acepta el divorcio y el que se lleve a los chicos fuera de Charming. Pero personalmente lo dudo, especialmente el último punto.


Tanto protestar por el excesivo peso de esta trama en la serie, y llevo la mayor parte de la review dedicada a ella. Claro que tampoco es que el resto de lo visto deje mucho a lo que podamos hincar el diente. Patterson como “mala oficial” de la temporada es de lo menos carismático que se ha visto en la serie. Y me da pena, porque CCH Pounder ha demostrado ser una actriz con sobradas tablas como para componer un mejor personaje, como muestra su inolvidable papel en The Shield. Pero la indefinición e inconsistencia de su línea argumental en esta temporada, la lastra, y mucho. Esperemos que el caramelo en la boca que le ha puesto Jax con la oferta de entregarle a Gaalan sirva para animar un poco la cosa, abriendo así el telón para el tercer acto de la temporada en el que todo tiene ya que estallar de forma definitiva, sobre todo si tenemos en cuenta la intención de que la siguiente temporada sea la última en la que veamos a los moteros circular por nuestra pantalla. El mejor momento del capítulo se lo lleva Clay, al que ya era hora de verle con un poco de acción y no con esa cara de perro apaleado con la que llevaba toda la temporada, aunque paradójicamente haya acabado apaleado esta vez también. Y van unas cuantas. Lo de la chavalilla a la que Jax acaba ayudando, pues bueno, una forma de mostrar el lado angelical de Jax y de los rudos moteros. Y hablando de ángeles, por favor espero fervientemente que la indigente que lleva misteriosamente pululando por la serie desde el principio y que aquí apuntan que pueda ser la madre ¿fallecida? de la chica no sea ninguna aparición ni ningún fenómeno paranormal o extraño. Por favor. Porque como les de por meter ese tipo de cosas, me bajo de la moto y dimito de la serie. Aviso.


Afrontamos el último tercio de la temporada, en el que a la espera de la resolución de la traición de Tara, espero que la trama irlandesa pase a primer plano y nos de la acción y la tensión que echamos en falta en Sons Of Anarchy. La necesitamos.

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

0 comentarios :