How I Met Your Mother 9x08 -“The Lighthouse”: Review

¿Quieres enterarte de todas las actualizaciones al instante?
¡Síguenos en FACEBOOK o en TWITTER, o hazte seguidor del blog!


Qué sitios tan de ensueño que tienen por ahí. Ideales para llevar una cita. O algo más. eso si cierto recepcionista no te quita las ganas de ir y si antes no le estampas la cabeza contra el mostrador…



 “The Lighthouse” es uno de esos capítulos que será recordado por esos dos minutos finales que nos dan lo que tantos estamos demandando: más Mother. Y además, precisamente ese momento tan especial como es la pedida de mano de Ted. Lástima de croma de baratillo que nos cuelan, porque el acontecimiento merecía una mejor puesta en escena. Y no me refiero a una puesta en escena tipo Mosby estilo “cita de dos minutos” u “orquesta azul”, tan míticas como han sido para la historia de la serie. Porque lo que destaca de la pedida de mano es simplemente su sencillez. Una sencillez que nace de la tremenda química que desprenden los dos en los brevísimos minutos que han compartido escena. Cuanto más la veo, más acertada me parece la elección de Cristin Milioti. Una chica normal, no excesivamente guapa, ni tampoco fea, pero que desprende una simpatía tal que, como digo, en tan sólo dos escenas ya estamos todos convencidos de que efectivamente es la mujer ideal para Ted. Pero nos falta más, queremos saber más, necesitamos enamorarnos de ella como lo hará Ted. Espero que sus apariciones se hagan más regulares, porque se ha demostrado que esos momentos son los que están dando algo de luz a una temporada predominantemente plana e irregular.


Porque si dos minutos finales salvan un capítulo, es que algo está fallando. Las tramas principales del capítulo, la que enfrenta a Robin y a Loretta, y la de Daphne y Marshall con Clint, pasan por momentos más brillantes a otros más intrascendentes. Particularmente, el enfrentamiento Loretta-Robin me ha dejado completamente frío, porque me ha parecido artificial y forzado desde el primer momento. No le he visto nunca ningún sentido, y la manera de resolverlo me parece de lo más tópica y poco original. En cuanto empezaron a hablar de la madre de Robin y de lo poco o nada que se sabía de ella, se intuía primero que no iba a aparecer en la boda (en principio), y que Loretta se acabaría ablandando y supliendo el papel de madre de Robin. Es una trama que pasa demasiado rápido del absurdo (esa competición de huevos revueltos ¿por qué les tendrán tanto amor los yanquis?) al drama con el doble golpe para Robin con su ya sabida imposibilidad de concebir y la ausencia de su madre. Lo peor de esta trama es un cada día más desdibujado e intrascendente Barney. Hace mucho que el rubiales aporta poco o nada a la serie, siendo como fue la estrella de la función. Y capítulos como este no van a hacer que vuelva a recuperar el trono perdido. Esperemos que el final de la serie devuelva al mítico Barney Stinson al Olimpo de los personajes donde pertenece.


Algo más de gracia me ha hecho la historia de Daphne y Marshall con el insufrible Clint. Es temporada final y como parece norma, hay que realizar todos los cameos posibles de personajes significativos para que puedan despedirse antes de echar el telón definitivamente. Clint y su guitarra no creo que fueran uno de esos personajes que los seguidores anduvieran reclamando su reaparición masivamente, pero bueno. Lo cierto es que yo también hubiera reaccionado igual que Daphne y Marshall ante la matraca del menda. A lo mejor no mofándose tan cruelmente de él, pero sí dejándole tirado en la primera cuneta que tuviera oportunidad. De la “lección moral” de la trama voy a pasar de puntillas, sólo diré que no me ha gustado. Marshall es así y se le quiere por eso. Punto. Por lo menos, terminamos la trama con el mejor cameo hasta la fecha: ese 500 miles del mítico Fiero. Y sí, yo también la odio. Ted, por su parte, hasta la imagen final, tiene que lidiar a la vez con Lily, Cassie, y el recepcionista empeñado arruinar su estancia en Farmhampton Inn. Porque sabemos que al final todo terminará de la mejor forma para Ted, pero visto el fin de semana que está teniendo en el puñetero sitio, es para borrarlo del mapa y no volver a querer oír hablar de él en tu vida. Por el camino, esperemos que Marshall llegue pronto ya para que Lily le pueda cantar las cuarenta a la cara, porque a este paso, primero va a cavar con toda la reserva de vasos del hotel, y segundo, va a desarrollar un alcoholismo severo. Pobre Linus…


Espero que este capítulo, no especialmente inspirado, sirva para marcar la línea a seguir a partir de ahora. Más Mother y menos Farmhampton. De momento parece que lo segundo lo tendremos la semana que viene, en un episodio flashback que nos devolverá al Mclaren’s. Ya era hora…

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

0 comentarios :