American Horror Story: Coven 3x04 - 'The replacements': Review


Quisiera pedir disculpas por la tardanza a la hora de traer las reviews de la serie... pero, entre unas cosas y otras, apenas me alcanzan las horas. Así que, aunque con un poco de retraso, os dejo con el análisis del tercera episodio de American Horror Story: Coven. En el pasado capítulo, vimos como Zoe y Madison creaban al novio perfecto y que, las consecuencias de ese acto, no eran todo lo buenas que ellas esperaban. Por su parte, Fiona reta a Laveau y enciende el mechero que prenderá la llama de la guerra. Incesto, venganza, sexo, superioridad... Todo tiene cabida en este episodio. Tras el salto, la review del tercer episodio.

Anne Leigh.



Anne Leigh(Christine Ebersole) era la Suprema anterior a Fiona Goode y, mediante un viaje que nos lleva hasta 1971. conocemos a la antecesora de la actual Suprema y de paso, comenzamos a tener pistas del por qué Spalding es mudo. En 1971, Fiona comenzaba a ser popular sobre todo desde que, con la conjunción de todos los poderes en su persona, se perfilaba como la nueva Suprema a la que Leigh debía ceder el testigo a Fiona pero los continuos excesos de Fiona hicieron que Anne aguantase en el trono. Pero, inevitablemente, fue por poco tiempo. En una discusión con Fiona, ambas brujas hablan acerca de los excesos de Fiona y ella, a sabiendas de su gran poder y conocedora de que era la nueva Suprema, decide poner solución al tema y, con un cuchillo, raja la garganta de Anne Leigh que yace muerta. Mientras tanto, Spalding contempla impasible la escena. Fiona es ya la nueva Suprema. Lo que la bruja desconoce es que la historia se repetirá 32 años después.




El retorno del hijo pródigo.



Zoe visita a la madre de Kyle para charlar con ella. La mujer, instantes antes de recibir la llamada de Zoe, pretendía quitarse la vida ahórcandose. Su desinteresado amor de madre hace que su vida carezca de sentido y sea mejor quitarse de en medio. Pero, como si de un ángel de la guarda se tratase, Zoe quita de la cabeza de la Sra. Spencer. Tras visitar a Misty Day con la intención de llevar a Kyle a su casa, Zoe discute con la bruja hippie quién trata incansablemente de conseguir que Kyle no se marche con Misty. Pero, como en toda buena historia de amor, y aunque esta sea especial, Kyle decide irse con Zoe. La pareja viaja en su coche hasta el hogar de los Spencer y Zoe deja a su zombie-novio en la puerta y se esconde. La madre de Kyle abre la puerta y descubre a su hijo. Aunque las cicatrices no han sanado y su hijo es otra persona. Mientras descansa, la madre de Kyle besa al joven en la boca y manosea a su propio hijo. Nosotros, entonces, descubrimos que Kyle ha sido objeto de continuas violaciones por parte de su propia madre. Incluso, mientras el joven se ducha, su madre permanece escondida observando el cuerpo desnudo de su hijo.





Cuando la mujer trata de obtener respuestas acerca de los evidentes cambios en el cuerpo de Kyle, vemos que pretende abusar nuevamente de él. Pero, a diferencia del Kyle original, el nuevo Kyle monta en cólera y mata a su madre golpeándola brutalmente con uno de los trofeos del dormitorio. Minutos después, será Zoe quién llegue a casa y descubra a la Sra. Spencer con el cráneo totalmente aplastado y a Kyle con la mirada perdida. El incesto ha terminado y ha llegado la hora de actuar, de tomar medidas, de afrontar la cruda realidad.

Obama.


 En pleno S.XXI, las diferencias raciales no son las mismas que cuando LaLaurie disfrutaba torturando a sus esclavos. Pero esa circunstancia es difícil de asimilar para la aristocrática mujer. Mientras mira la televisión como miran las vacas a un tren cuando lo ven pasar, LaLaurie dice que el mundo está loco y que no llega a entender como un negro ha llegado a ser presidente de Estados Unidos. Su Dios la ha abandonado. El racismo evidente de LaLaurie hace que la mujer rompa a llorar delante de Fiona preguntándose el por qué esa caja tonta dice que un negro es el líder de América. Fiona dice a LaLaurie que ella misma concedió sus votos a Obama y que, pese a quién pese, es un buen líder. Ante los lloros de LaLaurie, Fiona decide comenzar a dar a la mujer de su propia medicina y confirma a LaLaurie que, a cambio de quedarse en la Academia y para poder explicar su llegada al centro, LaLaurie será la nueva sirvienta. Y no sólo eso, sino que, en venganza por haber atacado a Queenie el día anterior, Delphine será la criada personal de la chica negra.  

Los nuevos vecinos.




Patti Lupone y Alexander Dreymon aparecen en Coven. Joan Ramsey (Patti Lupone) y su hijo Luke (Alexander Dreymon) llegan al vecindario. Y, en plena mudanza, él se quita su camiseta ante la atenta mirada de Nan, Madison y Queenie, quienes, como perras en celo, observan el torso desnudo de su nuevo vecino y deciden sacar sus armas de mujer para conquistarlo. Mientras hablan, conocemos que Queenie sigue siendo virgen ya que prefiere esperar a que aparezca su gran amor para dar ese paso. Nan y Madison, en cambio, se presentan como auténticas devora hombres. Incluso Nan presume de ser una mujer sexualmente activa. Sea como sea, Madison y Nan acuden a dar la bienvenida a Luke con una tarta. Durante años, Madison ha ido acostumbrándose a ser el centro de atención de todas las miradas pero, en este caso, su belleza parecerá pasar desapercibida cuando vea que Luke únicamente tiene ojos para Nan. Es evidente que el vecino se siente atraído por Nan. Y viceversa. Madison, llena de ira, zorrea descaradamente con Luke hasta que aparece la madre. Joan y su hijo deberán llevar la tarta de Nan a catequesis para compartirla con sus compañeros de culto pero Madison tiene otra idea. La familia Ramsey es, en realidad, una religiosa familia que sirve su vida al culto a Dios. Cuando Joan se percata de las intenciones de ambas chicas, decide echarlas de casa. Madison, al forcejear con ella, y usando su poder de telequinésis, hace que un cuchillo salga volando y quede clavado en el marco de la puerta y llena de ira, prende fuego a unas cortinas ante la mirada de Nan. ¿Estaremos ante la nueva Suprema?


Joan está indignada y acude a la Academia para presentarse e informar a Fiona de que sus alumnas han intentado seducir a su retoño. En su presentación, Joan entrega una Biblia a Fiona y ella, a sabiendas de que las beatas son las más peligrosas, no duda en decirle a la mujer que las beatas son las más pervertidas. 

Vida y muerte.


 Mientras que Cordelia busca desesperadamente quedarse embarazada y concebir una vida, su madre Fiona hace justamente todo lo contrario. La Suprema es una asesina que no duda en quitar de en medio a todo aquel que amenace su reinado o vaya contra ella. 



Las pruebas de fertilidad y las distintas opciones para ser madre se han agotado para Cordelia. De nada sirve la magia negra del anterior episodio. El médico informa a Cordelia de que es imposible que ella quede embarazada. Cordelia decide acudir a Madame Laveau para que le ayude a ser madre con la "Medicina Pochaut" que, en realidad, es un ritual vudú en el que, con la ayuda de la magia negra verdadera, Laveau podrá hacer que una vida crezca en las entrañas de la hija de Fiona. La mecánica es sencilla: en Luna Llena, Cordelia deberá traer dos onzas del esperma de su marido y, mediante el ritual Pochaut en el que, con pimienta de Guinea y sacrificio de cabra incluído, Cordelia quedará en estado pagando 50 mil dólares. Pero Marie Laveau no ayudará a la hija de su enemiga y mucho menos desde que Fiona haya acudido a su peluquería para amenazarla. Las esperanzas se esfuman para ella aunque tenga un nuevo motivo para tener un encontronazo con su madre, con Fiona.

Regresa el Minotauro.



Como preludio al especial de Halloween, asistimos al retorno a la serie de Bastien, ahora convertido en un Minotauro real gracias a la magia de su amante Marie Laveau. Mientras Queenie y LaLaurie están en la Academia y Queenie devuelve una a una a la criada todos sus desplantes, Delphine ve llegar al Minotauro. Presa del miedo, pide ayuda a Queenie que descubre que la criada en realidad es Madame LaLaurie, la responsable de haber torturado a los antepasados de Queenie. Pero la joven decide ayudar a su esclava y conduce al Minotauro al exterior. Una vez que ha conseguido un lugar escondido para, supuestamente, deshacerse de la bestia mitológica, Queenie pide al Minotauro que le de amor, que haga el amor con ella. Mientras se masturba Queenie, el Minotauro parece ceder a la seducción de la chica pero, en cambio, hace algo a Queenie. La joven no pude más que emitir un alarido de dolor...


La historia se repite.


 Tras la charla con Joan y, pese a que Madison ha errado en su intento de clavar el cuchillo en la cabeza de Joan, Fiona descubre que Madison puede ser su sucesora como Suprema. Fiona decide llevarse a la joven y probar sus poderes crecientes. El dominio de la voluntad humana parece ser uno de los poderes supremos y, tras probarlo con un joven a la hora de decidir si un coche lo atropella o no, Fiona descubre que Madison tiene ese poder. ¿O acaso ha sido la propia Fiona quién ha evitado el atropello del joven? Sea como sea, el reinado de Fiona pende de un hilo y, tras una noche de fiesta en la que Fiona se ve reflejada en Madison cuando era joven, ambas brujas llegan a la Academia. Fiona desvela que tiene cáncer y que le queda un año de vida. Asimismo, confiesa haber matado a Anne Leigh, la anterior Suprema. Fiona dice a Madison que ella es la nueva Suprema y pide a Madison que la mate y que deje que el poder fluya en ella y sea la nueva Suprema. Madison, atónita, poco puede hacer. Fiona se echa sobre ella intentando que la mate pero, en realidad, será la propia Madison quién muera cuando Fiona raje su garganta al igual que hizo hace 32 años con su mentora, Anne Leigh. Spalding contempla nuevamente la misma escena. 32 años después, la historia se repite. El aquelarre no necesita una nueva Suprema sino una nueva alfombra. La Suprema mantiene su corona.




La escena y la frase.


Cuando Madison ataca a Joan con un cuchillo y la mujer acude a la Academia y conoce a Fiona y le cuenta que su pupila casi le clava el cuchillo en la cabeza:

Fiona: Sí, tiene que trabajara su puntería... 

AUDIENCIAS.

Las audiencias de este capítulo han vuelto a bajar. El de la semana pasada lo vieron 4,51 millones de espectadores y logró un 2,5 en demográficos. En cambio, el 3x03 logró 3,780,000 millones de espectadores y 2,1 bajando nuevamente esta semana.

OPINIÓN.

 Esta temporada sigue siendo insuficiente, al menos para mí. Esperaba más de esta nueva entrega. Pese a que la serie no ha comenzado como Asylum, he de reconocer que espero que la cosa cambie. Ya sabíamos que esta temporada iba a ser a fuego lento y no tan caótica como la anterior.

Pese a todo, Coven es una buena serie que mantiene cierta coherencia y que, pasito a pasito, va mejorando semana tras semana.

Sigo pensando que Jessica Lange es una excelente actriz que, para mi sorpresa, ha mejorado más (si cabe) con respecto a la anterior. Sus continuas ironías, el simple hecho de verla en pantalla, hace que se confirmen mis palabras. Aunque le ha salido competencia. Kathy Bates y Angela Bassett bordan igualmente sus papeles.

En cuanto al episodio, las escenas de incesto me han resultado un tanto excesivas. Es de entender la reacción que vimos en Kyle ante la violación de Madison. El personaje de Lily Rabe, Misty Day, creo que no da todo lo que puede y espero que la cosa cambie. Pero bueno, en definitiva, estamos ante un episodio bueno de la serie. La cosa mejora. ¿No creéis? 

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

0 comentarios :