Breaking Bad 5x16 - 'Felina' [Series finale]: Review

¿Quieres enterarte de todas las actualizaciones al instante?
¡Síguenos en FACEBOOK o en TWITTER, o hazte seguidor del blog!




Por Miss_Whatever. Si os quedáis con ganas de más, no olvidéis pasaros por mi blog

Llevo un rato mirando la página en blanco, pensando cómo ponerle el broche a una de las mejores series de los últimos años. Pero es difícil. Después de 6 años, Breaking Bad terminó anoche, con un final que ha revolucionado todo Twitter, Facebook y demás redes sociales. Opiniones ha habido muchas, pero yo me pregunto, ¿ha sido un final digno de Breaking Bad? 
   
Nada más empezar el capítulo nos desvelan el misterio del título, que todos sabíamos que no podía ser sólo un anagrama de "finale". La canción que suena en el coche, El Paso de Marty Robbins, cuenta la historia de un hombre enamorado de una mujer llamada Felina. Su amor por ella lo lleva a matar a otro hombre y acaba teniendo que huir. Al final de la canción, se da cuenta que la necesita aunque ello implique su muerte, y justo así es como acaba, con ellos dos juntos y él muerto. Esta es la historia de nuestro querido profesor de química, pero en su caso Felina se llama blue meth, y es aún más adictiva que cualquier mujer mejicana. 

Walt sabe que está acabado, pero no es el tipo de persona que se entrega a la policía con la cabeza gacha. Tiene que hacerlo a lo grande. Y eso conlleva cargarse a Todd, a Jack y a toda la tropa. Pero aún le quedan cosas por hacer, tiene que darle un sentido a todo esto, a haberse cargado su vida y la de su familia por culpa de sus ansias de poder. Ha tramado un plan que hasta a Saul, el mago de la abogacía, no se le había ocurrido.

Tras hacer una llamada y conseguir su dirección - y abandonar el reloj que le regaló Jesse en su anterior cumpleaños -, Walt se presenta en la casa de sus antiguos compañeros. Gretchen y Elliot ni se dan cuenta cuando entra Heisenberg en su casa. Parece un fantasma, una sombra de lo que fue. Aprovechándose de la imagen que ha vendido la prensa acerca de él, los amenaza para que le den a su hijo sus 9.200.000$ que le quedan en forma de donación a víctimas de la metanfetamina cuando cumpla los 18 años. Genial los dos mejores tiradores de la ciudad que se encargarán de que lo cumplan, que no son más que Skinny Pete y Badger con punteros láser - pero suficiente para acojonarlos -. 




Por fin ha cumplido su propósito. Su familia tendrá el dinero por el que tanto ha luchado, aunque no sepan de dónde procede realmente - y menos mal, porque como ya dejó claro Flynn, no quieren ni un centavo que provenga de él -. 

Antes de poner en marcha la última parte de su plan, necesita despedirse de su familia. Skyler está cansada de sus mentiras, pero por una vez Walt la sorprende con la verdad. "I did it for me. I liked it. I was good at it. And I was really... I was alive" . Probablemente lo más sincero que ha dicho Walter White desde el piloto. Además, le entrega el boleto con las coordenadas de lo que antes contenía su mayor tesoro y ahora los cuerpos sin vida de Hank y Gomez, lo que con un poco de suerte podrá ayudarla con la investigación policial. A cambio, sólo le pide ver a la pequeña Holly, a la que puede acariciar una última vez. A Walter Jr, o Flynn si lo preferis, sólo puede verlo a lo lejos a través de un cristal, y será la última vez que lo haga.






En un café a plena luz del día aparece Heisenberg de la nada para interrumpir el inútil y patético intento de ligar de Todd con Lydia. Les intenta vender que ha desarrollado una nueva fórmula de metanfetamina y que necesita dinero. Todd intenta disuadirle, pero Lydia parece dispuesta a hacer tratos con él. Mientras se toma el que será su último té, nos damos cuenta de que es probablemente la mayor psicópata de la serie, revelándole a Todd que su única intención es matarlo. No si Walt lo hace antes, claro, ya que ha sido ella la elegida para saborear la ricina. 

Walt, tras diseñar un artilugio al más puro estilo MacGyver - que se les pasa a los de seguridad por no revisarle el maletero -, se presenta en el laboratorio con intención de cargarse a todos, incluido a Jesse. Sólo cuando lo ve tan demacrado tras las numerosas torturas y encadenado a cocinar y no de socio con Jack como él había pensado, sólo entonces, decide salvarlo. En 5 segundos se carga a todos, con mayor eficacia que la escena de la cárcel. 




Sólo sobreviven Jack y Todd, pero por poco tiempo. Jesse se encarga de estrangular al hombre que lo ha estado torturando los últimos meses, mientras Walt se acerca a disparar a Jack. Este intenta apelar a su punto débil, el dinero, pero ya es tarde. Walt no quiere ni necesita más dinero, ¿qué haría con él? Ya no le sirve de nada. Está acabado y lo sabe. Sin dejarle acabar la frase como él hizo con Hank, le dispara en la cabeza, vengando la muerte de su cuñado.  

En esta escena no sólo le perdona a Jesse la vida, sino que le da la oportunidad de vengarse dándole la pistola. "Do it. You want this." Pero Jesse sabe que es también lo que quiere Walt, y tras oirle decir "I want this" suelta la pistola, ya que, cómo le prometió hace varios capítulos, nunca volvería a hacer nada que Heisenberg quisiera. Y eso incluye matarlo. No está en su naturaleza matar a nadie, y no va a dejar que Walt vuelva a manipularlo una última vez.

Así, Jesse se aleja de la escena, dejando por fin atrás desangrándose a Heisenberg, la persona responsable de lo que se ha convertido su vida. En un coche y a toda velocidad, lo vemos por última vez como el Jesse de las primeras temporadas, riéndose feliz con la esperanza de no volver nunca. 




Walt se queda sólo desangrándose, con el sonido de las sirenas de la policía detrás. Entra en el laboratorio, y aunque hubiera sido genial verlo terminar una última tanda de metanfetamina, simplemente pasea por el laboratorio, sonriendo por el buen recuerdo que le trae. A pesar de todo el mal que ha traído consigo, ha sido lo mejor que le ha pasado, el único momento de su vida en el que ha podido ser quien era y sentirse vivo, como él dice.

De fondo, escuchamos Baby blue, de Badfinger, la canción perfecta para el final. Walt disfruta una última vez de lo mejor de su vida hasta caer al suelo muerto. La cámara se va alejando al más puro estilo Lost, sólo le faltaba cerrar los ojos. Y así, fue la metanfetamina (Felina) la que lo empezó todo, pero también con la que termina: Walt tuvo lo que se merecía. 


"Guess I got what I deserve
Kept you waiting there, too long my love 
All that time, without a word 
Didn't know you'd think,
 that I'd forget, or I'd regret
The special love I have for you 
My baby blue"
Es un episodio genial, no os lo voy a negar. El broche de una serie que nos ha enganchado capítulo a capítulo. Y respondiendo a la pregunta con la que inicié el post, sí, es un final digno de Breaking Bad, pero quizás haya podido decepcionar a muchos, en parte hasta a mi. En mi opinión, han faltado algunas últimas buenas escenas, como una despedida decente con Jesse o quizás verlo cocinar una última vez. Y desde luego no podéis negar que desde la muerte de Hank la tensión de la serie disminuyó mucho. 




Por ello, aunque repetiré hasta la saciedad que me ha encantado el final y, sobre todo, la temporada, el capítulo no ha conseguido mantener el nivel de Ozymandias, que en mi opinión se corona como el mejor capítulo de la temporada y, por ello, casi lo considero el final real y los dos capítulos restantes una especie de epílogo. 


Desgraciadamente, Breaking Bad ha terminado y será muy difícil reemplazarla. We'll miss you, biach. 


COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

6 comentarios :

  1. simplemente se puede decir GRACIAS! una de las mejores series q vi en mi vida, y q sera memorable. #goodbybreakignbad

    ResponderEliminar
  2. Es y será genial. Yo creo que , a su manera walter y jesse se despiden cuando lo ce subirse al auto. Jesse esta en shock como si estuviese drogado pero sin estarlo. Si pensó en matar a walter esa idea obviamente ya desapareció de su cabeza. Vuelven a mirarse como en el piloto, cuando walt le pregunta si quiere cocinar junto a el. ÉPICO FINAL.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/10/13 2:02

    concuerdo con lo de haber visto a heisenberg cocinado por ultima vez disfrutandolo y mientras lo hacia haber muerto con una sonrisa en la cara hubiera sido LA escena final

    ResponderEliminar
  4. Final perfecto en cuanto a resultado: Jesse libre, Walt se carga a todos, confiesa que hizo las cosas por puro ego.

    Todo lo que yo quería, jejeje

    El único detalle es lo del auto, que ni lo revisan, demasiadas cosas pudieron salir mal con el plan.

    No estuvo mal, pero no fue un plan digno de Heisenberg.

    Aun así, extraordinario final de serie.

    Adiós Mister White :'(

    ResponderEliminar
  5. Mi final perfecto hubiera sido con un ataque con un plan más elaborado (al nivel del robo del tren) y que muriera cocinando (me ha gustado mucho ese aporte vuestro) o que volara por los aires el laboratorio, se le incendiaran los pantalones y muriera en calzoncillos. Tal y como empezó. Además de ser una manera de decir que el que muere es Walter White, por que Heisenberg es ya una leyenda y no puede morir.

    De todas formas estoy muy contento con el final. Tiene un cierre cuanto menos digno. No podemos pedir más, viendo como han terminado otras series...

    ResponderEliminar
  6. Sobre la serie y el último episodio:
    http://www.martinezdecarnero.com/wordpress/?p=96

    ResponderEliminar