Revolution 1x16 - 'The love boat'/1x17 - 'The longest day'/1x18 - 'Clue': Reviews


A falta de dos episodios para que finalice la primera temporada de "Revolution", nos ponemos al día con las reviews de la serie reuniendo en este post las de los episodios 1x16 - "The love boat", 1x17 - "The longest day" y 1x18 - "Clue". ¿Qué os han parecido estos capítulos? ¿Qué esperáis para el final de temporada?

"The love boat" (referencia a la serie del mismo nombre, conocida en España como "Vacaciones en el mar") comienza de modo explosivo, para luego volver atrás y contarnos cómo hemos llegado a ese punto. Ese recurso tan utilizado, llamado "In medias res", nos devuelve a dos días antes y nos muestra a un Miles que, en su nuevo papel de general del ejército de Georgia, se muestra duro, frío y despiadado, atormentado por la reciente muerte de Emma.

Por si eso fuesen pocas preocupaciones para él, las decisiones de la presidenta Foster le obligan a trabajar junto a Tom Neville. Y aunque ha jurado una y otra vez que le matará, una vez más eso tendrá que esperar. Ahora son compañeros, y si Miles quiere mantener el suministro de armas y soldados con el que cuenta ahora, tendrá que soportar codearse con uno de sus más odiados enemigos.


¿Algo más, os preguntaréis? Pues sí. Por si fuera poco, Monroe sigue intentando aplastar a sus enemigos a cualquier precio, y ahora le ha dado por la guerra bacteriológica. Tiene a un científico intentando crear ántrax, y evidentemente eso es algo que deben detener. Por eso, Miles, Neville, Charlie, Nora y Jason parten en un barco de vapor, el "barco del amor" del título, y que más bien podríamos considerar un "barco del odio", con la misión de sabotear el amenazante laboratorio y secuestrar al científico.

Lo consiguen sin demasiado problema, como ya habíamos visto al principio del capítulo (habiendo usado el In Medias Res sin necesidad y quitándonos la emoción), pero aún hay bastante más que mascar en esta trama. Y es que el título "the love boat" viene por lo que ocurrirá en el viaje de regreso, cuando el plan de Miles y Neville sale a la luz y todos los demás descubren que han secuestrado a la familia del científico para obligarle a colaborar.

Esto crea una división en el escuadrón encargado de la misión, entre los ideólogos del plan y los que se oponen a éste. A partir de ahí el episodio se vuelve algo confuso y con algunos fallos evidentes. ¿Acaso no se dan cuenta Charlie y el resto de que es mejor que se hayan llevado a la familia del científico, para evitar que el despiadado Monroe haga cualquier cosa con ellos? ¿No hubiese sido lo más normal que Miles se escondiese cuando llegan los agentes de la Milicia? ¿Por qué obedecen todos los hombres a Neville, si el rango de Miles es superior? Y, sobre todo, ¿a quién demonios se le ocurre tender una trampa a un barco con gente de su propio bando... justo delante de un bunker enemigo con ametralladoras de posición? ¿¡A QUIÉN!!?


Pese a todo esto, el encerrar a todos estos personajes en el barco es una buena idea que obliga a que enfrenten sus rivalidades, problemas y principios, y aunque la ejecución es bastante caótica y errática, no deja de ser un episodio entretenido, con bastante acción, que es lo que pedimos a esta serie. Además, ha servido a Miles para darse cuenta de que se estaba convirtiendo en Monroe, y nos presenta esa interesante rivalidad entre Miles y Neville, que promete ser de lo mejor de la serie.

El enemigo apenas ha tenido presencia, y en lo poco que le vemos, Monroe se encuentra con que algunos de sus hombres (Flynn, en concreto) comienzan a cuestionar su liderazgo y sus planes, que prácticamente lo que consiguen es hacer crecer cada vez más el odio de la Resistencia hacia la Milicia. ¿Cómo responde Monroe a esto? Con más amenazas y represión. A veces da la sensación de que la única motivación de este hombre es ser lo más cabrón posible.


Por su parte, Rachel y Aaron siguen encontrándose cada vez más dificultades en el duro camino que han emprendido. Azotados por el hambre, se ven obligados a robar comida, y en un país sin gobierno ni ley, donde todos toman la justicia por su mano, el castigo para los crímenes es la muerte. 

Con Rachel volviéndose cada vez más dura y despiadada, consiguen escapar, pero no ilesos. Ella se rompe una pierna tras caer por un precipicio, y la terrible fractura, además del verse perseguidos por gente que desea su muerte, amenaza con poner fin a su viaje. Rachel ruega a Aaron que siga sin ella, pero, no nos engañemos, el hombre no es capaz de dar dos pasos sin ponerse en peligro, así que lo de separarse de Rachel no entra en sus planes. Y, como esta vez la muerte les ha rondado de cerca y siguen vivos por los pelos, Rachel decide contar la verdad a Aaron... que él es una parte muy importante de lo que pasará en la Torre, un misterio que aún no comprenden, pero que esperemos vayan desvelando pronto.


Y viajando a ese misterioso lugar, vemos una inquietante escena en la que uno de los guardias que retienen a Grace es destruido por el humo negro de "Lost" un misterioso y ruidoso ente que habita en el séptimo piso de la torre. ¿Más misterio? Por desgracia, por ahora este queda a un lado.

El episodio tiene bastantes giros y acción, y la ambientación (ese río realmente parece un lugar desierto y devastado por la guerra) sumado al barco de vapor y a los constantes "cara a cara" de gente apuntándose con sus armas recuerda bastante a un western. Por desgracia hay una sucesión de fallos y situaciones incomprensibles que desluce bastante el resultado, y la trama del ántrax se resuelve de modo poco satisfactorio y facilón. Desde luego, no es de los mejores episodios.

En el siguiente capítulo, "The longest day" (cuyo título puede entenderse, salvando las distancias, por temática, como una referencia a la película y libro del mismo nombre que trata sobre el Desembarco de Normandía), vemos que la Milicia cuenta con un centro de control aéreo, con el cual manejan unos drones de ataque similares a aviones, que tienen un enorme poder destructivo

Mientras, Neville sigue dedicándose a tocar las pelotas a todo el que le rodea, especialmente a Jason, quien no soporta el constante acoso al que es sometido. Miles se enfrenta a problemas con Nora, quien quiere acabar con su relación antes de que la muerte de uno de ellos lo haga. Pero no hay tiempo para problemas románticos o familiares... cuando el rugido de los motores corta el silencio.


Mientras el 90% de los Rebeldes salta en pedazos cuando los drones atacan su base, la serie da un salto al pasado, y asistimos al momento en que Rachel se entrega a la milicia, y concretamente a Miles, algo que tuvo lugar ocho años antes. La primera conversación entre ambos, un momento bastante incómodo, nos insinúa que ambos tienen un pasado común de índole romántica, un, en palabras de Rachel, "desliz".

Pero en ese momento, no queda nada. En los ojos de Rachel vemos odio hacia su cuñado, ese hombre al que ahora llaman "el carnicero de Baltimore". Y ha viajado hacia él sólo para decirle que jamás le ayudarán a recuperar la electricidad. Eso desata la furia de Miles, algo que ya sabemos cómo termina... con Rachel encerrada durante 8 años.


Volviendo al presente, los supervivientes tratan de recomponerse tras el ataque y lamen sus heridas, pero no tienen demasiado tiempo, ya que cientos de tropas de la Milicia se dirigen hacia su posición. Con Charlie y Jason desaparecidos, Miles ordena la evacuación inmediata de los pocos supervivientes, y mientras, junto a Nora y Neville, parte en busca de los dos chicos, quienes están atrapados.

Primero encuentran a un herido Jason, y Neville, al verle así, despierta su perdido instinto paternal y arriesga todo para sacarle de esa zona de guerra, lo cual nos da buenos momentos de la mano de Giancarlo Esposito, y una escena de tiroteo muy estilo western. Nora y Miles van en busca de Charlie, y consiguen rescatarla, pero pagan un precio: Nora trata de hacer de señuelo, y es capturada por la Milicia, dejando a un miles desolado que no tiene tiempo para el dolor, ya que el brutal ataque de Monroe ha dejado muy dañado al ejército georgiano y la presidenta Foster está considerando su rendición.


Si ya en el episodio anterior veíamos un cierto descontento en las filas de Monroe con cómo está llevando las cosas el despiadado líder, ahora todo se confirma cuando hay un fallido intento de asesinato contra él. Y Monroe es peligroso e inteligente, pero también paranoico, y algunos indicios le llevan a pensar que todo es obra de Baker (Mark Pellegrino), por lo que ordena su ejecución. Pronto descubre que se equivocaba y que el responsable es un espía de Georgia... y que, por tanto, ha asesinado a su único amigo, que era inocente, salvo de una cosa: de acusarle de ser la razón de tantas traiciones y deserciones.

Y, muy lejos de allí, de camino a Colorado, Aaron sigue impactado por lo descubierto en el diario de la doctora Warren, y Rachel recuerda de repente que tiene aquella misteriosa cápsula que sacó del cadáver de su hijo Danny, una cápsula que resulta ser un chip médico que servía para mantener vivo al chico, y que, tras ser reprogramado por parte de Aaron, servirá para reconstruir la pierna de la mujer.


Por desgracia para ellos, el momento de la curación es visto por varios hombres armados, quienes les toman como rehenes. Pero no se trata de saqueadores o ladrones... si no de personas desesperadas que han visto en ellos el milagro necesario para salvar la vida de un niño. Aaron ve la oportunidad de hacer algo bueno, pero Rachel no está dispuesta a arriesgar su misión de matar a Monroe por ello. "No se puede salvar a todos", dice, pero a Aaron no le falta razón cuando le hace ver que está dispuesta a dejar morir a los hijos de los demás por vengar la muerte del suyo.

"The longest day" resulta un muy buen episodio, que no se ve empañado por errores como el anterior, que cuenta con algunas escenas de acción muy bien conseguidas, y que, de nuevo, consigue entretenernos, algo que es a lo que esta serie aspira. El misterio ha quedado un poco de lado esta vez (salvo por las respuestas sobre la cápsula de Danny), pero seguro de aquí al final de temporada sabremos más cosas.

"Clue" (cuyo título no sé a qué viene) es un capítulo un poco inusual, ya que comienza con una secuencia de escenas que muestra la progresión de las torturas a Nora por parte de la Milicia, desde el día en que es capturada hasta el momento en que se rompe y confiesa todo sobre el paradero de Miles y la misión de Rachel, tres semanas después. Tras ello, aisla a nuestros personajes en un lugar remoto y les pone en una típica situación de "uno de nosotros es el asesino".

Por cierto, a los fans de "Lost" seguro que este comienzo, con el bonito vestido para la prisionera, la cena que Monroe ofrece a Nora, y ese "Quiero que recuerdes este momento" nos recuerda inmediatamente al 3x01 de la mítica serie de ABC, "A tale of two cities", en el que Ben Linus pone a Kate Austen en una situación similar.


Y más aún:


Cuando descubre la existencia de la Torre, la paranoia de Monroe vuelve a hacer acto de presencia, y Randall Flynn está a punto de pagar con su vida el haber "olvidado" mencionar ese lugar. Pero aún le quedan algunos ases en la manga y consigue mantenerse como alguien útil, partiendo con Monroe para detener a Rachel.

Porque es típico de Monroe deshacerse de quien ya no le es útil... y ahora mismo Nora está en esa situación. John Sanborn (Leland Orser), quien traicionó a nuestros protagonistas en "The Stand", es el encargado de administrar la inyección letal, pero su conciencia no se lo permite, así que saca a Nora del complejo de  la Milicia y la entrega a los Rebeldes, y al mismo tiempo les advierte de que Monroe va en busca de Rachel y la Torre. Pero, pese a todo, es inevitable que sospechen de él.

Así que, cuando el helicóptero de Miles y los suyos tiene que hacer una parada para repostar, y el piloto y Wayne son asesinados. En ese momento la desconfianza se desata en el grupo, y Sanborn, Jason, Nora y Neville son vistos como sospechosos de los asesinatos. Y por eso, el urgente viaje para rescatar a Rachel y Aaron se ve truncado por un tiempo de sospechas, acusaciones y muerte. Finalmente, Sanborn es asesinado por Hudson, quien es el traidor, y Miles hubiese corrido la misma suerte de no ser por Jason, quien salva su vida.

A las puertas de la Torre, Monroe ha establecido un campamento militar. Rachel y Aaron están allí, pero ese enorme obstáculo les impide la entrada. Así que ella, que no tiene miedo a nada, idea un plan. Matará a Monroe, lo que permitirá a Aaron aprovechar la confusión para entrar a la misteriosa instalación y restablecer la energía. Es una misión suicida, y Rachel lo sabe, así que elige un método bestia para acabar con el hombre que la encerró durante casi una década y ordenó las muertes de su marido e hijo.


Por cierto, de nuevo "Lost" viene a la mente.


"Clue" es un episodio que claramente sirve como preparación para el final de temporada, uno de esos que "mueven las fichas" para preparar la jugada final. Esta vez, ha acercado a todos los protagonistas a las puertas de la Torre, y claramente nos preparamos para una tensa batalla. Tiene fallos como el que aparentemente durante los 21 días de tortura el resto de personajes han estado de vacaciones, pero por lo demás cumple su cometido.

Eso sí, al mismo tiempo el episodio deja ver uno de los grandes fallos de la serie, el que los personajes secundarios mueran inmediatamente. No da tiempo a conocerlos, a veces ni a aprender sus nombres, antes de que alguien los dispare o apuñale. Así es difícil creerse por qué alguien traiciona o ayuda, por qué toman las decisiones que toman. Pero es un efecto secundario de el avance rápido que la serie quiere tener.

Ahora nos quedan dos capítulos más, un enfrentamiento inminente, y muchas preguntas. ¿Tendremos respuestas?

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

1 comentario :

  1. Anónimo28/5/13 4:13

    Han sido cada vez mejores los capítulos y me alegra que se pongan al día con los comentarios. Hacían falta.
    Es cierto eso de la sensación de Lost haciendo efecto en los capítulos de Revolution, aunque Nora es un personaje mil veces mejor construido que Kate, que para ser la protagonista femenina de la serie, quedó muy muy por debajo de lo que Lost merecía.
    Monroe necesita eso sí más fuerza como antagonista, como mencionan, creo que a veces no queda claro cual es su real motivación, si es solo venganza a Miles por haberle dejado a un lado después de ser familia desde niños. O si hay algo más.

    El gran momento en que no pude si no pensar en Lost, fue Rachel haciendo explotar (aunque aun no vemos la explosión) de la granda. Como Juliet hizo explotar la bomba en The Incident, y obviamente al ser Elizabeth Mitchell en ambos casos, uno no puede evitar relacionarlos.
    Esta mujer, yo no sé si le escriben personajes secundarios muy ricos, que tienen variedad y muchas facetas(que terminan tomando demasiado protagonismo) O definitivamente es ella la que como buena actriz, hace cosas maravillosas.

    Lamentablemente la tensión y eso de pensar que Rachel quizá murió, no duró nada, porque enseguida salieron las fotos promocionales del capítulo siguiente y ya sabemos las cosas que pasan. Deberían tener más cuidado las personas encargadas de la difusión porque decirnos que las personas que explotaron en una granada sobrevivieron, quita demasiada emoción, tanto como el adelanto de la captura del científico del antrax.

    Saludos!

    ResponderEliminar