Bates Motel 1x03 - "What´s wrong with Norman?": Review

¿Quieres enterarte de todas las actualizaciones al instante?
¡Síguenos en FACEBOOK o en TWITTER, o hazte seguidor del blog!


Bates Motel sigue cosechando unos buenos datos de audiencia en su particular visión de lo que pudo ser la adolescencia de Norman Bates y los acontecimientos que le convirtieron en uno de los asesinos en serie por excelencia del celuloide. El episodio se centra en asentar los conceptos ya mostrados: desde la enfermiza relación madre-hijo, el odio creciente de Dylan hacia su madre y abrir tramas sobre los oscuros negocios de White Pine Bay, un pueblo en el que la única justicia es el ojo por ojo. Tras el salto, la review de esta semana.

¿Qué le sucede a Norman?

Tras descubrir lo que parece ser el lugar en el que fueron enterradas las chicas del cuaderno, Norman está en clase y, mientras sus compañeros se examinan, él, en su mundo, recuerda las imágenes de las prostitutas chinas y las entremezcla con enfermizas y violentas fantasías en las que su profesora, Miss Watson y Norma son sometidas a las perversiones del adolescente. Norman parece unir las imágenes del cuaderno con sus propias fantasías hacia las dos mujeres. La intensidad de las imágenes irá creciendo hasta desmayar literalmente al joven que es hospitalizado. Una vez en el hospital y tras ser sometido a unas pruebas para encontrar el origen del desmayo. Una vez estabilizado, Norma da el alta voluntaria a su hijo y vuelven a casa. 


En otro momento, Emma se encuentra con Norman y ambos recuerdan lo sucedido mientras investigaban la base real que parecían tener los dibujos del cuaderno. Lo que en un comienzo era una excusa de Emma para acercarse a Norman, se ha convertido en una obsesión para ella que, lejos de querer pasar por alto lo descubierto, pretende ir a la polícia para dar parte de los hechos. Y aquí se produce un nuevo indicio en la locura de Norman que, sin cortarse lo más mínimo, recrimina a su amiga lo sucedido y deja claro que no hará nada. No le conviene ir a la policía y, mucho menos, dar más problemas a su madre que, por otro lado, vive su propia pesadilla.


Mientras Norma está con Shelby, Dylan llega a casa y habla con su hermanastro acerca de la pelea pasada. Dylan pregunta si sería capaz de matarle con el ablandador de carne pero Norman no recuerda nada de ese intento de asesinato. Lógicamente, el hermano mayor comienza a sospechar que la mente de Norman puede no funcionar correctamente. Y no le falta razón...

El primer día.


Mientras madre e hijo desayunan, el hijo mayor de la Señora Bates llega a la cocina y saluda a su familia diciendo "Buenos días Señor y Señora Bates". Norma pide a su hijo que debe quedarse en casa ya que traerán las moquetas nuevas para las habitaciones. Pero es el primer día de trabajo de Dylan. Tras hablar con Stan, el asiático que lloraba por su jefe, Dylan llega a la plantación de marihuana como un vigilante más. Es un nexo perfecto para presentar los negocios ilegales que dan dinero al pueblo y, a la vez, una forma de explicación del principal sustento de la economía del pueblo. Dylan es instruído en el funcionamiento del negocio: solo vigilando la plantación conseguirá trescientos dólares diarios. ¿La contraprestación? El ojo por ojo. Como ya vimos con el padre de Bradley y el hombre quemado vivo al finalizar el anterior capítulo, los habitantes de la localidad se toman la justicia por su mano y no tiemblan a la hora de impartir dicha justicia con los descarriados.

Norma y Shelby.



Norma parece tener controlada la situación. Pero Romero desconfía de ella y consigue una orden de registro para buscar indicios de la implicación de los Bates en la desaparición de Summers. Norma regresa al hospital con su hijo mientras la policía registra la casa. Al informar a su hijo, Norman parece sentirse preocupado y, una vez en casa, sus preocupaciones se hacen reales cuando descubre que se han llevado el cinturón de Summers. Según el joven, él conservó ese complemento como recuerdo de lo acontecido. Norma, desconocedora de la mala influencia sobre su hijo, dice que solo se deben mantener recuerdos de lo bueno, de los buenos momentos y no de un crimen. Pero, como ya sabemos, la mente de Norman viaja hacia otros rumbos.



Norman decide hablar con Shelby para intentar enterarse de lo que pasa y descubre que ha sido el propio ayudante de policía quién, con la excusa de proteger a los Bates, ha omitido el hallazgo del cinturón a sus superiores. Norma cuenta a su hijo lo descubierto y la reacción del adolescente no tarda en llegar cuando advierte a su madre de que, con el cinturón en su poder, Shelby los tiene en sus manos. Norma piensa lo mismo pero, tras haberse acostado con él, no piensa que la cosa vaya a mayores.



Norman deja pasar el tiempo en su habitación. Su evasión de la realidad se ve interrumpida con la llegada de su madre. Norma le pide a Norman que haga lo que tiene que hacer. En un cambio de enfoque, vemos que su madre no está allí y que esa conversación es fruto de la locura de Norman quién, decido, sale con dirección a casa de Shelby para robar el cinturón incriminatorio.

¿Un macabro hallazgo?



Norman se las ingenia para allanar el hogar del policía. Y, mientras busca pistas, encuentra unas llaves de un sótano. Un perro le ataca y, tras conseguir encerrarlo, Norman entra en el sótano y descubre a una de las prostitutas atadas en su interior. Pero ¿será real la visión de Norman o estamos ante una nueva muestra de su locura? La semana que viene lo sabremos porque el ayudante Shelby llega a casa mientras Norman está en el sótano.
 


OPINIÓN.

La serie me gusta. Vamos entendiendo más cosas acerca de como Bates llegó a ser el asesino voyeur de Psicosis. Esta temporada se centra, parece ser, en explicar la tormentosa y extraña relación de Norma y Norman y, a su vez, presenta nuevas ideas como la implicación en oscuros negocios de los habitantes de White Pine Bay. Dylan es el hijo perdido, el que sabe qué decir para encender la locura de su hermano y sabe que teclas tocar para hurgar en la herida de Norma. El hecho de que trabaje como vigilante del campo de marihuana presenta una ocasión perfecta para que se produzca un enfrentamiento entre los dos hermanos cuando Norman, si así lo decide, investigue los retazos del cuaderno.

Freddie Highmore hace un impecable trabajo en la serie. Deja de ser el inocente niño visto en otras películas para encarnar la locura. Sus gestos, miradas, su forma de gritar te trasladan a su creciente locura. Y Vera Farmiga representa la razón de la psicosis de su hijo perfectamente. Ella, pese a desconocerlo, es la culpable de las perversiones de su pequeño y de esa sobreprotección que convertirá a su hijo en un psicópata con tintes de voyeur.

Quisiera resaltar que, lo visto en los minutos finales, la escena en la que descubrimos a la chica asiática, puede que sea una mala jugada de la mente de Norman y que Shelby sea inocente. ¿O tal vez no? El pueblo no es idílico ni mucho menos y, más de uno, tiene trapos sucios que esconder y tapar, aunque ello conlleve matar para conseguirlo. Buenas tramas para una serie que crece en calidad.

En fin, un preludio de la película que, en sus tres emisiones, ha conseguido disponer de una más que aceptable audiencia que facilita una nueva temporada de la serie. 

¡Déjanos tu comentario acerca del episodio!

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

1 comentario :

  1. Anónimo5/4/13 21:16

    Buen episodio este tercero. Empezamos a ver que detras de esa fragilidad que emite Norman se esconde una bestia. El papel de Norman esta bordado. Esperando que lleguen los capitulos siguientes para ver a Norman en todo su apogeo.
    Por otro lado, muy buen review.

    ResponderEliminar