How I met Your Mother 8x15 - “P.S. I Love You”: Review

¿Quieres enterarte de todas las actualizaciones al instante?
¡Síguenos en FACEBOOK o en TWITTER, o hazte seguidor del blog!


Por Alex Crespo: ¡Porque vosotros lo habéis pedido! "How I Met Your Mother" llega para quedarse, obviamente, a Llegaron Para Quedarse. Así que durante los diez capítulos que nos quedan hasta el final, aquí podréis leer semanalmente las reseñas de cada episodio, cortesía de vuestro blog de series favorito. ¿Teníais ganas, no? ¡Pues adentro!

Empiezo descubriendo mis cartas, para que sepáis lo que os vais a encontrar aquí: yo soy de los que estaba en contra de que renovasen por una novena temporada. De hecho, incluso estaba en contra de que hubiese una octava. Pienso que desde la quinta temporada la serie no ha logrado alcanzar las cotas de genialidad de sus primeras temporadas salvo en casos puntuales, mientras que nos ha hecho pasar por cosas como la infame sexta temporada con personajes tan  anodinos como Zoey o Nora. Pero por otro lado, el cariño que se les coge a los personajes hace que siga al pie del cañón semana tras semana. Incongruente, lo sé, pero es lo que hay. Y si encima eso permite que de vez en cuando podamos disfrutar de un capítulo notable como este “P.S. I Love You”, pues no nos vamos a quejar.

Otra confesión: soy fan absoluto de Robin Sparkles. Desde el momento en que apareció en le que para mí es el mejor capítulo de toda la serie, ese mítico “The Slap Bet”, he esperado como agua de mayo su próxima aparición. Y con “P.S. I Love You” se cierra el círculo: Robin Sparkles ha muerto. ¡Larga Vida a Robin Daggers! La transformación del ídolo del pop canadiense en la precursora del grunge canadiense -¡en 1996!- supuso una conmoción en el gélido y amable país norteño. Me encantan las bromas que hace la serie a costa de sus vecinos canadienses. Y creo que en el fondo subyace una crítica hacia los propios estadounidenses, y lo “sobrados” que son la mayoría de las veces.


Anyway, que todo sale a la luz gracias a un “Behind The Music” que consigue Barney en una visita relámpago a Canadá, en uno de esos arrebatos de locura investigadora que le dan frecuentemente. Creo que todos estamos de acuerdo en que los capítulos ganan enteros cuando juegan con la mitología de la serie. Y si Robin Sparkles es una parte fundamental de dicha mitología, lo es también su contexto canadiense. Empezando por Alan Thicke (muy amables estos canadienses, pero cuando tienen que soltar tollinas no se quedan cortos, no), y siguiendo por Simon, cameo de James Van Der Beek tras el recordado “Sandcastles in the Sand” de la tercera temporada. El viaje de Barney viene motivado porque se obsesiona con saber quién es la persona con que Robin se obsesionó cuando se convirtió en la Alanis Morrisette canadiense (wait, si Alanis Morrisette es canadiense…). Y todo derivado de una chica obsesionada por Ted. Efectivamente, la obsesión es el eje del capítulo, que conecta las tramas de Robin y de Ted. El vídeo con la historia oculta de Robin copa la parte central del capítulo. Y cómo no, el descubrimiento de un, tachán tachán… ¡Robin Sparkles IV! sólo puede producir la reacción de júbilo y alborozo que produce en los protagonistas. Bailecitos paletos incluidos (grande Marshall). No es para menos: el documental ofrece todo lo que podríamos esperar y más. En el paseo por la caída de Robin Sparkles, encontramos un desfile de personalidades canadienses del mundo del espectáculo, desde Jason Priestley (Brandon de Sensación de Vivir) a Gedy Lee, líder de una de mis bandas favoritas, Rush. Especialmente gracioso resulta el chiste que se gastan a costa de la aparición de Dave Coulier y su muletilla “Cut. It. Out.”, que tanto parece gustarle al Ted del futuro. Gracioso, claro, para los que recordamos Padres Forzosos allá a principios de los 90, donde Coulier interpretaba a Joey Gladstone, Y Bob Saget, la voz de Ted, a Danny Tanner. Ah, la nostalgia… La resolución final del objeto de la obsesión de Robin nos deja algo fríos, posiblemente porque a este lado del charco apenas conocemos a Paul Shaffer, y por tanto no nos impacta tanto como en Norteamérica. Aun así, ha merecido mucho la pena, o por lo menos yo lo he disfrutado como un enano. 


Por su parte, Ted se ve atrapado en las redes de una acosadora. No se le ve quejarse mucho, la verdad, todo lo contrario, para horror de la sempiterna voz de la razón Lily. Y es que reconozcámoslo, la chica está de bastante buen ver. Pelín psicopatilla tal vez, pero eso son detalles sin importancia. Al menos, esa es la visión de Ted, tan desesperado por tener una relación que no ve la evidencia. A ver, Ted: prender fuego a un edificio NO es un gesto romántico. Es un gesto de perturbada mental. Y por lo que nos dice el Ted del futuro, va a dar muestras de ello. Así que parece que por un tiempo vamos a tener a Jeanette por aquí, así que tendremos tiempo de comprobarlo. Me gustan las tramas del Ted neurótico y ridículo, mucho más que las del Ted romántico y melancólico. Ted tiene un potencial cómico tremendo, y no siempre han sabido aprovecharlo, teniendo en cuenta que supuestamente es el protagonista de la serie. Además, cuando hace equipo con Barney suelen salir grandes cosas de ahí. En este capítulo, pese a que el peso recae en el vídeo de Robin, la trama de Ted no ha quedado nada deslucida. Eso sí, soy uno de sus amigos y cada vez que sacara a relucir la palabra “Destino” le soltaría una colleja. Y es como demuestra el flashback de Lily, el destino se lo trabaja uno…


“P.S. I Love You” ha sido uno de los mejores, si no el mejor, episodio de la temporada. Una temporada que empezó bastante floja, pero que desde diciembre ha remontado bastante el vuelo. Por supuesto que no ha llegado a la brillantez de antaño, y creo que el hecho de que sepamos que va haber una novena temporada le resta emoción a lo que nos queda de esta. Pero aun así nos deja de vez en cuando perlitas como las de este episodio. Si mantienen este nivel, bienvenidos sean.

Y por supuesto, cómo podíamos terminar la review del capítulo en el que despedimos a Robin Sparkles sin rendirle nuestro más sentido homenaje. Let’s go to the Mall!


COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

3 comentarios :

  1. El 8x14 es "Ring Up", no "P.S. I Love You". No sé si hicieron la review del 8x14 o del 8x15 porque solo vi hasta el 8x13 jaja.
    ¡Y me alegra que vuelvan a hacer reviews de How I Met Your Mother que es mi comedia preferida! :D

    ResponderEliminar
  2. Arreglado el error Franco. Es la del 8x15. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Alex Crespo9/2/13 12:37

    Uuups, culpa mía! Gracias por avisar y a Naty por corregirlo. Tanta serie que ya no sabe uno por dónde anda...

    ResponderEliminar