The Walking Dead 1x03 - 'Tell it to the frogs': Análisis


"The Walking Dead" no es sólo una serie de zombies, y, por si no nos había quedado claro aún, este "Tell it to the frogs" nos lo demuestra. En tres semanas hemos llegado a la mitad de la temporada, y si el primer episodio fue "el post-apocalíptico" y el segundo fue "el de acción", este tercero es "el de drama", en el que se ahonda en los conflictos y relaciones existentes entre los diferentes personajes. De nuevo, otra semana más, os dejamos nuestro análisis con los paralelismos más destacados respecto al cómic. ¡Recordad que todos vuestros comentarios serán bienvenidos, y que el blog sigue actualizándose por debajo de este post!




Díselo a las ranas.

"Vete a la mierda". "Cuéntaselo a quien le importe". Así podemos interpretar las palabras que Lori dedica a Shane casi al final de episodio, momentos antes de que este pierda la compostura y desate su rabia y su frustración sobre alguien que, por otra parte, a todas luces merecía un escarmiento. "Tell it to the frogs" nos cuenta el declive y caída de Shane, el hombre que estaba al mando del campamento, aquel que, aunque con métodos discutibles y poco populares, mantenía a su gente a salvo. Pero, pese a todo, contaba con el apoyo de Lori, que en cierto modo se había erigido como una especie de matriarca del campamento.

Shane trató de hacer lo correcto, salvar a la familia de su amigo, al que dio por muerto ya que se encontraba en un hospital infestado de zombies. Siempre estuvo a las órdenes del sheriff, Rick, pero ahora estas extraordinarias circunstancias le convirtieron en líder para luego arrebatárselo. Le dieron a Lori y Carl para luego arrebatárselos. Este episodio narra cómo Shane volvió a ser el número dos... cómo fue rechazado. Cómo perdió el efímero puesto de líder que el apocalipsis le otorgó. Y sobre todo, nos cuenta la historia de su rabia... y de cómo se desata.


Encadenado.
Al principio de este episodio regresamos a Atlanta, para encontrarnos con un delirante Merle, quien, quizá debido al asfixiante calor, quizá debido a que aún se encuentra bajo los efectos de las drogas, o quizá debido a la falta de estas últimas, mantiene una conversación con alguien al que no vemos, contando una pelea con un oficial militar que le costó 16 meses de su vida, perdidos en la cárcel.



Pero pronto se ve devuelto a la realidad, y se da cuenta de que no se encuentra en un bar rememorando batallitas... si no que está en el tejado de un edificio de Atlanta, esposado a una tubería, y con varios zombies intentando alcanzarle desde el otro lado de la puerta. Por eso, el ex-convicto se derrumba y empieza a llorar, rogando a Dios que le ayude, una iluminación que no le dura más que unos segundos, hasta que se da cuenta de que podría llegar a alcanzar una sierra usando su cinturón.


Reencuentro.

Mientras Rick y el resto conducen de vuelta al campamento, observamos un poco de la vida diaria en éste. Jim, el mecánico de Atlanta que conoceréis los que habéis leído los cómics, está preparando unas trampas con latas que avisarán de la llegada de zombies.

Mientras, Lori corta el pelo al pequeño Carl, y Shane bromea con ellos, mientras ofrece al niño enseñarle a cazar ranas. En cierto modo, dentro de la desesperada situación en la que están, se les nota unidos y felices. Pero... eso no va a durar demasiado.


La euforia de Glenn por haber salido con vida de Atlanta le hace ir hasta el campamento con el estruendoso Dodge Challenger, cuya alarma retumba por toda la zona. En cuanto llega y todos ven que se trata del chico, se le echan encima por su acción irresponsable, y aunque Dale, siempre conciliador, señala que debido a las colinas que les rodean, no será fácil que los zombies sigan el sonido, todos están de acuerdo en regañar a Glenn, quien se justifica con un "Ahora tenemos un coche guay". Está por ver si esta acción trae problemas al campamento.


Sea como sea, la discusión dura poco, ya que justo detrás llega el camión con el resto de supervivientes, y tras ver como Andrea se reúne con su hermana Amy, y Morales con su esposa y sus dos hijos, vemos como el pobre Carl empieza a llorar, probablemente porque la visión de esos niños saludando a su padre le recuerda que él ya no tiene al suyo. Shane observa la escena con tristeza, ajeno a quien se encuentra a pocos metros de él. Pero cuando el "tío del helicóptero", como le llaman, se acerca, los rostros de Shane, Rick, Lori y Carl, así como de sus sorprendidos compañeros, nos lo dicen todo.




La escena resulta una muy emotiva adaptación directa de la vista en el cómic, y estoy seguro de que muchos de nosotros, incluso habiendo leído el cómic previamente, nos hemos emocionado. Esto dice mucho en favor de la serie, que tras dos episodios y unos pocos minutos del tercero, hayamos conectado de ese modo con los personajes (o con Rick al menos).


Fuego de campamento.

De noche, sentados ante la hoguera, Rick narra su historia, mientras vemos una serie de miradas y expresiones incómodas en los rostros de Shane y Lori. En el cómic, son sólo Rick y Lori quienes conversan ante el fuego, y Rick narra su odisea, mientras que aquí, en la serie, lo hace para todo el grupo.


Rick agradece a su amigo que haya cuidado de su familia, a lo que el otro agente no responde nada. Tampoco tendrá oportunidad, ya que un tal Ed, que parece que va a ser una molestia, arroja leña al fuego, lo cual supone un peligro para todos, al hacerlos más visibles.

Ed es un personaje que no aparecía en los cómics físicamente, pero al que se hacía mención, ya que Carol y la hija de ambos, Sophia, sí que aparecían.

Shane consigue hacer entrar en razón al energúmeno, quien, sin mover un dedo, ordena a su esposa que arregle lo que él ha estropeado. Shane comprueba que ella y la niña estén bien, antes de regresar con Rick y el resto, y comenzar a discutir cómo contar a Daryl, hermano de Merle, que su hermano quedó en Atlanta esposado al tejado. En algunos de los supervivientes que conocen a Daryl podemos ver miedo y preocupación, y entonces T-Dog les cuenta que encadenó la puerta, que los zombies no podrán alcanzar a Merle, y que por tanto está vivo.

Eso hace que Rick comience a dar vueltas a la cabeza, y como buen héroe se da cuenta de que aún tiene oportunidad de reparar lo que comenzó, y que debido a una serie de malas casualidades, se convirtió en una condena para Merle.


Pero que eso quede para el día siguiente. Ahora es el momento de que Rick y Lori pasen un tiempo a solas, se sinceren y descubran que, pese a todos los problemas anteriores de su matrimonio, desean darse una segunda oportunidad. Simbólicamente, Lori le entrega a Rick su alianza, la cual ella guardó mientras él estaba en coma, sellando así este "segundo matrimonio" que el destino les ha permitido iniciar en un mundo muerto y necesitado de esas leves muestras de amor. Mientras los cuerpos de ambos se reencuentran, Shane monta guardia bajo un oscuro y tormentoso cielo, sin poder evitar el dolor en su rostro.


Un nuevo día.

Cuando Rick se despierta al día siguiente, todo el campamento ya está dedicado a sus quehaceres. El agente tiene ocasión de conocer un poco más a Carol, quien le comenta que ha lavado su ropa, y cuando él le agradece el gesto, la pobre mujer parece sorprendida por ese elogio. Mientras, Glenn está indignado porque están desmontando el Dodge para guardar los neumáticos y la gasolina.

Rick se acerca a Lori y le comenta que le está torturando el haber abandonado a Merle en Atlanta, pero ella no tiene tiempo de mostrar su desacuerdo, ya que escuchan los gritos de Carl en el bosque. Al seguirlos, llegan hasta un claro donde encuentran a un zombie (que resulta ser un irreconocible Greg Nicotero, jefe de efectos especiales de maquillaje de la serie) devorando a un ciervo, calcando así otra famosa escena del cómic.


En el caso del cómic, se trata de Rick y Shane quienes encuentran al zombie al salir a cazar, y Rick acaba con él de un hachazo en el cráneo. Posteriormente, Rick y Glenn, de camino a Atlanta, usan sus restos para untarlos en su ropa y así engañar a los zombies como vimos en el episodio anterior. Pero, en el caso de la serie, son Rick, Shane, Dale, Morales, Jim y Glenn quienes acuden, y quienes, entre todos golpean al ser, hasta que finalmente Dale lo decapita de un hachazo, como hace en el cómic en otra ocasión diferente.

Dale dice en alto lo que todos ellos temen. Nunca antes habían visto un zombie tan cerca del campamento, y eso es una señal preocupante. ¿Puede ser que se haya visto atraído por la alarma del Dodge? Jim sugiere que pueden estar saliendo de la ciudad en busca de comida, y eso tampoco es una perspectiva muy alentadora.

Antes de que puedan hablar más sobre el tema, aparece, como un huracán, Daryl Dixon. Maleducado y aparentemente peligroso como su hermano, se lamenta porque el ciervo que había cazado haya sido mordisqueado por el zombie, el cual, por cierto, al igual que un zombie que en el cómic ataca a Lori, Carol y  una mujer llamada Donna y es decapitado por Dale, sigue vivo. O al menos su cabeza.


Daryl, despreocupado, dispara su ballesta en el cerebro del ser, y recuerda a sus compañeros que deben destruir el cerebro para acabar con ellos. Rick le observa, sabiendo que pronto deberá lidiar con él.


Los hermanos Dixon.

Daryl llega al campamento llamando a voces a su hermano, por lo que Shane se ve obligado a contarle lo que ocurrió. En un primer instante cree que su hermano ha muerto, pero cuando Rick le cuenta lo que ocurrió, el hombre trata de atacarle, pero Shane lo impide, y entre ambos consiguen reducirle.


T-Dog considera que la táctica usada por los dos agentes es ilegal, pero ellos le recuerdan que ya no hay ningún tipo de ley que regule esas cosas. Finalmente ante la violencia de los agentes, Daryl se tranquiliza, y decide ir en busca de su hermano. Cuando pide que le indiquen dónde está, Lori, sabiendo que Rick ya ha decidido, dice que él le mostrará, y Rick entonces anuncia su intención de ir, por lo que ella se muestra decepcionada.

Shane trata de convencer a su amigo de que no arriesgue su vida por alguien como Merle, que no daría nada por nadie, pero Rick, aferrándose a su humanidad, responde que ese no es modo de morir, y menos para un ser humano. Rick pide a Glenn, quien conoce la ciudad, que les acompañe, y T-Dog, sintiéndose culpable por haber perdido la llave de las esposas, se apunta también. Eso molesta a Shane, quien dice que los necesitan allí para defender el campamento.

Pero Rick le comenta a su compañero que en Atlanta pueden conseguir una buena cantidad de armas... lo que parece convencerle. No así a Lori, quien le reprocha que se vaya, dejándoles de nuevo un día después de haber regresado. Rick le habla de Morgan, de cómo el hombre le salvó la vida, y de que necesita hacerlo para devolverle el favor y evitar que entre en esa trampa mortal que es Atlanta. Lori, sin decir nada más, se aleja de Rick, mientras que el pequeño Carl acepta lo que su padre tiene que hacer.


Tras intercambiar unas cizallas por la promesa de un arma y unas piezas de la camioneta, (lo que demuestra que la confianza entre los supervivientes aún no es plena, y todos quieren sacar algo de ayudar al resto) Rick se despide de Shane, quien le desea suerte y le entrega cuatro balas... por si acaso. Con todo esto, parten de nuevo hacia ese infierno que es Atlanta, dejando a una preocupada Lori, a quien el pequeño Carl trata de confortar, con la confianza que siente hacia su padre y su capacidad de sobrevivir.


Rechazo.

Ahora que Rick ha vuelto a irse, es Shane quien debería volver a estar al mando del campamento... pero las cosas han cambiado para todos ellos. Las mujeres, con razón, no parecen muy contentas con el reparto de tareas, ya que mientras ellas lavan la ropa, Shane chapotea en el agua con intención de cazar ranas, Dale vigila en el techo de su caravana, y Ed fuma un cigarro, sentado, mientras que Lori parece estar enfadada con Shane.

Las chicas, mientras lavan la ropa, charlan sobre lo que echan de menos de antes del apocalipsis, estallando en risas cuando Andrea, y luego Carol, afirman, en esta pequeña nota de humor, echar de menos sus vibradores. Cuando Carol, casada con Ed, lo dice, las fuertes risas atraen al marido, molesto con ellas. Con toda la jeta del mundo, ese hombre que se dedica a estar sentado y dar órdenes a su esposa, les reprocha que no se concentran en su trabajo, claramente con intención de hacerse el hombre, provocándolas.

Si supiera lo que está ocurriendo a pocos metros de ellos... quizá se lo plantease. Pero no lo sabe. Mientras el machito Ed molesta a las mujeres, Lori se acerca a Shane, ordena a Carl volver al campamento, y le dice al agente que se aleje de su familia. A aquel que les salvó la vida. Lori justifica ese trato injusto en el hecho de que Shane les dijo que Rick había muerto, cosa por otra parte comprensible, teniendo en cuenta la situación en la que quedó, en coma en medio de un pueblo infestado de zombies. Pero ella no atiende a razones, maltratando y humillando a ese hombre a quien debe la vida y la de su hijo. Y ese rechazo despierta una furia inmensa en el agente.


Shane observa alejarse a Lori y Carl, hasta que algo más capta su atención. Ve que Andrea, quien empieza a demostrar sus agallas, cansada de Ed, le planta cara, y éste, tras arrojarle un trapo a la cara, amenazarla e insultarla, decide llevarse a su esposa. Carol se niega, y él la golpea brutalmente.

Craso error, Ed. Shane sigue siendo quien protege a esa gente, y en esos momentos está lleno de rabia y de ira. Por eso, agarra a Ed y le propina una brutal paliza, ignorando las súplicas de las mujeres, que le piden que se detenga.


Finalmente se detiene, con el hombre a duras penas consciente, y le advierte que si vuelve a poner las manos encima a alguien, le matará. Cuando le suelta, Shane toma conciencia de lo que acaba de hacer y se aleja, como aturdido, entre los llantos de Carol, quien ruega a su marido que le perdone.


Sacrificio.

Rick, Glenn, T-Dog y Daryl llegan a una inquietantemente desierta Atlanta, que puede ser una mala señal si pensamos en ello en relación a la sugerencia de Jim de que los zombies pueden estar saliendo de la ciudad en busca de comida. Sólo se topan con una solitaria zombie a la que Daryl liquida en silencio usando su ballesta en el centro comercial en el que estuvieron encerrados en "Guts".


Un detalle curioso es que Daryl utiliza indistintamente las mismas flechas para cazar comida que para matar zombies... ¿no existiría peligro de infección al hacer eso?

Cuando suben al tejado, cortan la cadena con las cizallas, pero... no encuentran a Merle. Al menos, no entero. Daryl comienza a gritar, desesperado, cuando ve que la mano de su hermano está allí tirada, junto a una sierra ensangrentada, y las esposas colgando, manchadas de sangre.


¿Dónde está Merle? ¿Por dónde ha salido, si la cadena de la puerta seguía intacta? ¿Sacrificó su mano para salvarse de morir deshidratado allí arriba? ¿Le impulsó la amenaza de los zombies a hacerlo? ¿O no fue él quien cortó su mano... si no otra persona? Bueno... toca esperar a la próxima semana para saberlo.


Opinión.

Dos zombies. Y los de la puerta del principio. Eso es todo lo que hemos visto en ese episodio. Y que este "Tell it to the frogs" haya sido un episodio de una supuesta serie de zombies en el que sólo aparecen dos de éstos, debería demostrar, si no se ha hecho ya, que "The Walking Dead" va mucho más allá de lo que parece a simple vista.

Este tercer episodio sigue enriqueciendo la historia con constantes variaciones que, sin embargo, siguen moviéndose en el camino global marcado por el cómic. De nuevo vemos varias escenas icónicas, como el zombie que se come al ciervo, la cabeza decapitada viviente, o el reencuentro de Rick y su familia, reordenadas y reinventadas. Y hacen un balance perfecto, entre el material nuevo que sorprende a los lectores del cómic, y la satisfacción que produce ver la representación de alguna de esas famosas escenas.

Uno de los detalles más interesantes del episodio es que aquí podemos asistir a una exploración más profunda del personaje de Shane que la que se realiza en el cómic. Y estoy seguro de que el hecho de ahondar en sus motivaciones hará que muchos de los lectores del cómic tomen simpatía a este Shane. Conmigo lo han conseguido. El verle hacer lo posible por proteger a su gente, el rechazo por parte de Lori, y la humana e iracunda reacción al final me han hecho tomar simpatía a un personaje que no me daba ninguna en el cómic. Y eso dice mucho del trabajo de los guionistas.

Andrew Lincoln contaba en una entrevista que los tres primeros episodios tendrían diferente tono, y hemos podido comprobar que sí. Cada semana, "The Walking Dead" es diferente, pero igual de brillante. Y el hecho de tocar tantos palos de un modo tan magistral es una enorme virtud. Principalmente, la intencionalidad de la serie es la de mostrarnos relaciones y conflictos, como en este último episodio, pero intercalando momentos de acción y suspense como los anteriores. Y si sigue haciéndolo de este modo, será increíble.

Actuación (brutal Andrew Lincoln en la escena del reencuentro, y detalles de calidad por parte de Jon Bernthal), fotografía, maquillaje y dirección siguen siendo igual de impecables y espectaculares. Unos días hay 200 zombies, y otros hay 2, pero la esencia de "The Walking Dead" sigue ahí... y nosotros encantados. Muy buen episodio.


En caso de tomar nuestro análisis, por favor, enlázanos aunque sea por el trabajo que nos ha supuesto hacerlo. Gracias.

COMPÁRTELO

Sobre los comentarios:
El equipo de Llegaron Para Quedarse se reserva el derecho de eliminar todo comentario que contenga:
- Agravios hacia comentaristas y/o responsables de la página.
- Links externos sin autorización.
- Cualquier contenido que pueda considerarse inapropiado.

17 comentarios :

  1. Buen review, esperaré los siguietes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pasable. Más que análisis es un desglose de la trama.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hostia, amenazamenor, debes estar llevando el blog por muy buen camino...
    ¡¡Porque ya empiezas a tener trolls!! XD

    Nada, tus analisis de 10, para no variar ni desentonar con la pedazo de serie.

    Cooper Black

    ResponderEliminar
  4. Lo que yo tengo en duda es como logro irse merle, es, es... nose, imposible, ya que no salio por la puerta, No creo que se halla suicidado, no ?.
    Ya que si se mata merle, no solo deja en un gran lio a glen rick y los demas que lo fueron a buscar.
    Espero que al menos alla logrado escapar de alguna manera, para asi hacer mas interesante la serie.
    Amo esta serie, es la mejor que vi, luego de lost.

    ResponderEliminar
  5. yo no creo k a Merle se lo comieran los zombies estara escondido .... a experar el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  6. Es raro que nadie en el campamento haya echo algun comentario o "broma" sobre la situacion entre Shane y Lori.
    Me dio cierta lastima ver como Rick iba por ahi felizmente por su reencuentro, sin saber que la mujer salia con su mejor amigo...

    En cuanto a lo de las flechas, hay una escena al principio, cuando el hermano de Merle las quita del cadaver del ciervo, que se ve como el las limpia luego de quitarlas. Me imagino que hara lo mismo cuando busca alimento ja ja ja

    Y por ultimo, yo apuesto a que Merle logró escapar solo, a traves de los techos. A partir de ahora, creo que se viene la venganza.

    Muy buen analisis! y excelente blog, sigan adelante!

    ResponderEliminar
  7. Si pues deja muchas dudas lo de Merle, si se corto el la mano o se la cortaron, ya que si se la corto el hubiera muerto desangrado.

    ResponderEliminar
  8. the walnking dead es una buena serie la mejor del mundo para mi me estaba preguntando cuando crearian una serie de zombies los felicito me encanto

    ResponderEliminar
  9. para mi estodo un exito the walking dead manda

    ResponderEliminar
  10. la verdad es que está muy pero que muy bien y además con estos capítulos no sólo dedicado a los zombies hace que la serie no sea del todo previsible y eso es bueno, lo que no se es que pasará después de éstos 6 capítulos, es decir, que harán para hacer los 13 de la 2º temporada porque la trama es rápida, en dos días han pasado muchas cosas

    ResponderEliminar
  11. Ojo, hay un manco suelto decidido a asesinar... seres humanos!!! Veréis cómo Merle se carga hasta al hermano por no ir a buscarle...

    ResponderEliminar
  12. wao..!! un capitulo genial y genial el analisis.. Lo mejor: El reencuentro de rick con su familia, increiblement emotivo, se me aguaron los ojos.. La direccion de walking dead es magistral, en particular destaco las tomas del inicio del capitulo donde merle esta delirando, cuando cesa de hablar hay una excelent toma aerea que da la impresion como si dios lo estuviera viendo y de hay es que merle empieza a implorar a ste que lo perdone y que lo salve d la situación.. gran analisis..!! saludos..!!

    ResponderEliminar
  13. Al del segundo comentario, por tu crítico modo de hablar deduzco que tú has hecho un espectacular análisis del episodio en algún lado. Por favor, pásate el enlace, me interesa leerlo. Gracias :)

    ResponderEliminar
  14. David L.H.17/11/10 1:42

    Gran análisis y gran capítulo. Nada más que decir. Esperando con ganas al siguiente.

    ResponderEliminar
  15. “Anónimo16 de noviembre de 2010 21:31
    … lo que no se es que pasará después de éstos 6 capítulos, es decir, que harán para hacer los 13 de la 2º temporada porque la trama es rápida, en dos días han pasado muchas cosas”

    Descuida la serie tiene mecha para rato, el comic consta de 63 tomos lo acontecido hasta ahora sucede en los 3 primeros con algo del 4º eso sin contar todo lo nuevo que la serie esta aportando, por tanto… no te preocupes que si tiene buena audiencia tendremos zombis para rato.
    Firmado El Soñador

    ResponderEliminar
  16. Muy buen analisis lo felicito!! aunque tengo una gran duda.. soy yo o me pareciera que Morales tiene algun parecido con Allen y si no es pura coincidencia tiene 2 hijos(pero no gemelos aunque al final no importa mucho).. en la historia del comic es diferente algunas cosas por que no tambien seguro decidieron cambiar algunos nombres.. repito mis felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  17. leyendo los posteos.. en realidad el escrito mas que un análisis, es la narración casi integra de la trama. un analisis creo yo son una reflexion sobre las ideas del capitulo mas que narrar todo lo que ocurrió. en todo caso, muy bueno. y ojala quienes siguen la serie (y hayan leído el comic) sigamos comentando aqui.

    A mi también me pareció raro que usara las mismas flechas para cazar y para matar zombies.

    ojala muera el personaje merle, es un llorón histérico y aburrido. lo peorcito de lo agregado a la serie que no era del comic.

    y me parece que la familia de mexicanos son para que los hispanoparlantes nos identifiquemos con ellos o algo asi. lo mismo con la señora feminista afro.

    ah, y me parece que el comic ya tiene como 80 tomos (ya ha transcurrido como año y medio).

    por último, al parecer shane seguirá vivo hasta el 2012 mas o menos.

    ResponderEliminar